UN POCO DE HUMOR... LEGAL, CASI UNA PROEZA.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

UN POCO DE HUMOR... LEGAL, CASI UNA PROEZA.

Mensaje por Alicia1 el Vie 07 Jun 2013, 6:54 pm

Escribir una humorada con temas legales, es muy difícil, casi una proeza. En angau noticias lo consiguieron, por eso lo comparto con ustedes.

GANA UNA DEMANDA DE $ 302 millones PORQUE LE VENDIAN LOS ALFAJORES DE MAICENA CON CASI NADA DE DULCE DE LECHE.
DOMINGO, 02 DE JUNIO DE 2013 15:06 OUMAIGOT PEPE


Los alfajores de maicena, una ruleta rusa en la que cualquiera puede salir herido.

La Iglesia Católica Argentina deberá pagarle una indemnización de 302 millones de pesos a un chaqueño que demandó a una parroquia porque la cooperadora de ese lugar solía venderle alfajores de maicena que invariablemente llevaban dentro cantidades miserables de dulce de leche.

"Más allá de la plata, esto es una satisfacción personal. Fueron años, y años, y años de expectativas defraudadas, de explicaciones sin sustento real, de promesas incumplidas, de pedidos de disculpas meramente dilatorios. Cuando el abogado me avisó del fallo, me puse a llorar como un chico", dijo a AN el promotor de la demanda, Sigulio Nelson Fernández.

El hombre, de 63 años, vive en Resistencia desde que era un niño, y ya en su infancia comenzó a adquirir los alfajores que ofrecían en la parroquia de su barrio, al que prefiere no identificar hasta que se cumplan las notificaciones formales de la sentencia.

"Desde la primera vez hasta la última, siempre, pero siempre, me vendieron alfajores que por afuera parecían tener mucho dulce, pero después cuando los comías te dabas cuenta de que entre las dos tapas tenían menos dulce que una sopa paraguaya", contó.



El juicio



Fernández inició la acción judicial en febrero de 1993, como una demanda civil que fue rechazada casi de inmediato en primera instancia. Indignado por lo que consideró una actuación negligente de la jueza a cargo del caso, él apeló el fallo.

La Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial le dio la razón, resolviendo en octubre de 1995 que el tribunal inferior había "desestimado diligencias elementales, como ordenar el correspondiente relevamiento técnico sobre las piezas alfajoriles denunciadas por la parte actora". Así, anuló el primer fallo y ordenó que se dictara una nueva sentencia.

La jueza dio un segundo fallo, totalmente distinto al anterior, condenando a la iglesia a pagar a Fernández una reparación económica de 16.812.761 pesos. El monto se calculó teniendo en cuenta que Fernández había comprado dos docenas de alfajores por semana entre los 8 años de edad y los 43, cuando decidió llevar el conflicto a los tribunales.

El Arzobispado de Resistencia apeló la decisión, que volvió a ir a la Cámara, la que ratificó la sentencia. Entonces hubo un nuevo recurso de la iglesia, esta vez para llegar hasta el Superior Tribunal de Justicia. El planteo de la defensa era que en ninguna norma legal o decreto reglamentario se establece qué cantidad mínima de dulce de leche debe llevar un alfajor.

Fernández, en cambio, había sabido prepararse para el pleito. Había guardado desde los 19 años los carteles manuscritos que se pegaban periódicamente en la parroquia ofreciendo alfajores, pastelitos, empanadas y pollos. Las pericias realizadas sobre ellos determinaron que la letra era la del cura párroco del barrio. Y en los textos se leía claramente la oferta: "También estarán a la venta deliciosos alfajorcitos".

"El término 'delicioso' no es ambiguo, en absoluto", explica el doctor Ignacio Reverende Natard, patrocinante de Fernández en el proceso. "Considerando ese adjetivo era que mi cliente adquiría esos productos, para encontrarse, ya en la intimidad de su hogar y luego de haber abonado la compra, con unos alfajores deplorables, que las pericias demostraron que tenían menos de 0,003% de dulce de leche", menciona.



Acciones intimidatorias



El Superior Tribunal, sin embargo, desestimó la demanda en julio de 2003. Los jueces sostuvieron que Fernández "no podía considerarse damnificado en tanto y en cuanto el ámbito de difusión de la oferta de artículos gastronómicos (una iglesia) era suficiente advertencia acerca del sentido solidario de las compras que podían llegar a efectuar los fieles. Mal puede, entonces, reclamar ahora una compensación por transacciones que estuvieron regidas no por el frío rito mercantil, sino por un marco de entendimiento, fe y colaboración que estaba dado desde el vamos".

"Fue un fallo vergonzoso, cuando se lo mostré a abogados de Buenos Aires para ver si se podía llegar a la Corte, se agarraban la cabeza -cuenta Fernández-. Igual, no me sorprendió. Yo sabía que algunos de los jueces eran amigos del obispo y recibían presiones del clero para que no ratificaran los fallos de las instancias previas". El mismo Fernández recibió amenazas telefónicas anónimas, y su perro pekinés Puqui apareció en 2001 frente a su puerta asfixiado con un rosario y con los ojos repletos de coco rallado.

Luego de que se le desestimara un recurso extraordinario, el demandante llegó a la Corte mediante un recurso de queja. El máximo tribunal del país admitió ocuparse del expediente y dictó ahora el fallo que conmueve a las finanzas de la estructura católica argentina.

"Es una sentencia impecable, ejemplar", dice Reverende Natard. El abogado afirma que la resolución "sienta una jurisprudencia importante, porque establece que la obligación de honestidad en las transacciones rige en todos los ámbitos, y que la existencia de un espacio común vinculado con la fe o los lazos por valores compartidos no habilita a engañar a los consumidores".

La Corte dio mucho valor a las pericias realizadas sobre los alfajores que Fernández guardó durante décadas y que en los últimos tiempos adquiría con la presencia de un escribano público, a fin de acreditar que los compraba en la parroquia.

Los informes periciales fueron contundentes. "Se observa -dice uno de ellos- una reiterada recurrencia al ardid de colocar dulce en el contorno del encastre entre la tapa de maicena superior y la inferior, dando al potencial adquirente la idea de que entre ambas masas existe una densa capa de la mezcla láctea endulzante, lo que en realidad no es así, ya que entre ambas tapas hay una película de dulce apenas visible, imperceptible, de dos a tres micrones de espesor".



"Me siento reivindicado"



Fernández explica que el monto de la demanda "se volvió sideral por las actualizaciones. Tengan en cuenta que hubo decenas de procesos hiperinflacionarios en el tiempo, y que la propia iglesia hizo todo lo posible para que el fallo se demorara todo lo que se pudiera".

Además, la indemnización contempla un ítem importante en concepto de daño moral, por las constantes burlas que recibía Fernández cada vez que recurría a la parroquia a reclamar por las decepciones de los fines de semana. "Se reían, tanto el cura como doña Berta, la señora que coordinaba la elaboración de los alfajores. 'Ahí viene Sigulio Milkaut', decían. O despué que me vendían una o dos docenas, me decían 'al dulce te lo alcanzamos después', mientras todos alrededor se burlaban".

Cuando el juicio ingresó a las etapas más densas, la actitud de la otra parte se tornó también más agresiva. Al respecto el vencedor recuerda que "el cura, en las misas, siempre daba sermones tirándome alguna indirecta. 'Bienaventurados los que venden cosas para la iglesia, porque de ellos será el Reino de los Cielos, mientras que los apóstatas que no se conforman con la belleza de la maizena sola arderán en el infierno sodomizados por seiscientos sesenta y seis demonios', decía". Fernández lo grabó con su celular, y fue otra prueba para acreditar los perjuicios personales sufridos.

La pesadilla, al fin, terminó.

avatar
Alicia1

Mensajes : 1545
Fecha de inscripción : 09/04/2013

Volver arriba Ir abajo

EL DENGUE

Mensaje por josecito el Lun 22 Feb 2016, 1:59 pm

avatar
josecito

Mensajes : 4118
Fecha de inscripción : 04/01/2013
Edad : 47
Localización : Buenos Aires

Volver arriba Ir abajo

Re: UN POCO DE HUMOR... LEGAL, CASI UNA PROEZA.

Mensaje por josecito el Lun 22 Feb 2016, 2:02 pm

avatar
josecito

Mensajes : 4118
Fecha de inscripción : 04/01/2013
Edad : 47
Localización : Buenos Aires

Volver arriba Ir abajo

Re: UN POCO DE HUMOR... LEGAL, CASI UNA PROEZA.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.